Del mandante

El Mandante está obligado a tener los ficheros, archivos documentos y los datos debidamente legalizados a su nombre y adecuadamente legitimados. Ha de poseer, necesariamente, el derecho a ceder en «OutSourcing» la gestión y administración de sus ficheros y de sus datos. El derecho a la cesión en outsourcing, presupone el derecho de cesión de datos para la administración de los mismos; es decir, ha de cumplir con los requisitos de cesión de datos atendiendo a la naturaleza de los ficheros.

Tanto la Directiva como la LOPD y los reglamentos que los desarrollan, imponen unas condiciones concretas de seguridad a ficheros con datos personales que, dependiendo de los tipos de datos y de la protección de la que gozan, han de ser escrupulosamente respetados, sobre todo, en los casos de administración derivada. De esa forma, nos encontramos con el problema de la aplicación de las medidas de seguridad impuestas por el Real Decreto 1720/2007.

El Responsable de los ficheros responde de las garantías de los afectados en todos los casos; es decir, ha de garantizar explícitamente y por escrito, los derechos de los afectados al acceso, rectificación, cancelación y oposición. Asimismo, viene obligado a declarar el contrato de administración a la Agencia de Protección de Datos, dejando constancia de quién asume las responsabilidades de Seguridad de los ficheros.

El incumplimiento de las condiciones de pago no afecta ni invalida los pactos de tratamiento de los datos en lo que afecte a los titulares de los datos. Por el contrario, la rescisión del contrato tampoco afecta a los titulares; sólo a las relaciones entre las dos partes. Los titulares de los datos no son parte del contrato y las consecuencias que se deriven del incumplimiento de cualquiera de las obligaciones previstas en la LOPD, afectarán a las dos partes contratantes de forma solidaria.

Del mandatario

Ha de estar dotado de los medios suficientes y necesarios para cumplir el encargo. Debe disponer del software, el hardware, medios físicos, de seguridad y el personal capacitado suficientes y necesarios para poder cumplir no sólo con los encargos descritos en el contrato, sino también con las medidas de seguridad que exigen el RD 1720/2007, la LOPD y la directiva 46/95, que, por aplicación analógica le serán exigidos de acuerdo con las condiciones específicas del contrato.